PILATES PARA
LOS MÁS
PEQUEÑOS

Desde una edad temprana los niños pueden empezar a practicar ejercicios de pilates con el propósito de estimular la confianza, mejorar sus posturas corporales y prevenir posibles accidentes o lesiones futuras.

Además, desde una práctica saludable, el pilates les ayuda a canalizar toda su energía y aprovecharla para potenciar aspectos físicos de flexibilidad, coordinación, equilibrio o concentración, además de mejorar cualidades emocionales y sociales, aumentar su creatividad y autoestima o reducir la ansiedad.

Si necesitas más información envíanos un mensaje